Al mercato

Hacer una buena compra

Una pequeña guía para no tirar dinero comprando mal

Donde empieza la compra

Cuando compramos no nos podemos dejar llevar solo por las ofertas atractivas o por las presentaciones comerciales de los varios productos. Tenemos que comprar con la cabeza. Para hacerlo tenemos que empezar desde casa, en nuestra cocina con un bolígrafo en la mano y el papel para apuntar, antes que la lista de la compra, un menú semanal. Que luego nos apetezca algo particular en un día y queremos improvisar, perfecto! Pero, por lo menos tendremos unas pautas para hacer la compra y aprovechar los productos de temporada. Una vez preparado el menú, podemos hacer la lista de la compra, comprobando que en la despensa no tengamos ya lo que necesitamos, “¡tirar la comida no está bien!” dice siempre mi madre.

El pescado

L’occhiu do pisci a iessiri bellu, vivu! El ojo del pez tiene que ser bonito, vivo! El ojo tiene que ser cristalino, la pupila no tiene que ir hacia dentro, tiene que parecer un ojo vivo y sin patina blanca como si tuviera cataratas. Además tiene que oler a mar, bajo ningún concepto tiene que tener un fuerte olor (o mal olor) a pescado. No tengamos miedo a tocar la comida (cuando está permitido, está claro); el pescado tiene que tener una consistencia sólida, nunca blanda. En práctica si practicamos una ligera presión en la piel no tiene que ceder fácilmente y sobretodo nunca tiene que dejar la marca del dedo.

La carne

La carne si está bien conservada será de un bonito rojo tendente al oscuro. Si es de color rojo brillante significa que estuvo mucho tiempo al aire. Cuando el color tiene algunos matices marrones, no significa que no esté en buen estado, depende de los niveles de oxidación del hierro. Si es muy oscura (tendiente al negro o negra) no es posible consumirla porque se ha estropeado. Eso pasa si se conserva demasiado tiempo en la nevera (más de 36h), o poco tempo si afuera hace calor. En general es preferible comer la carne el mismo día en que se compra y si no, congelarla y descongelarla cuando se vaya a usar, poniéndola en la nevera en un plato (para el líquido que soltará) la noche antes para que se descongele gradualmente y sin estropearse.

Carnes blancas

En el caso de la carne blanca su color en perfecto estado puede ir del blanco al amarillo (por ejemplo en el caso de pollos que han sido criados con maíz). La carne de cerdo en perfecto estado es de color gris-rosácea.

Uno de los mejores métodos para reconocer la carne es el olfato. Puede parecer buena pero si emana un olor rancio, significa que está apunto de estropearse; si el olor es muy fuerte y desagradable significa que han utilizado monóxido de carbono para conservar bien el color también después de que se estropeara.

La carne de aves cuando está mal tiene un olor rancio muy fuerte, a putrefacción. Si está pegajoso y blando significa que las bacterias han empezado a proliferar. De todos modos lo mejor es no arriesgarse y tirarla, vuestra salud vale más de lo que habéis gastado para comprar esta carne. Pero como consejo: tomaros vuestro tiempo para controlarla antes de comprarla.

(Visited 83 times, 1 visits today)

Balicico Admin

Blogero por casualidad, músico de profesión, fotógrafo en mis ratos libres y cocinero por placer. Ante todo, aclarar, no soy un cocinero profesional, todo lo que sé lo he aprendido de las cocinas de mi abuela y mi madre y a base de leer, leer y experimentar.

Añade tu comentario