Viaje siciliano – I Parte, Catania

Las ultimas dos semanas las pasé en mi tierra, Sicilia. Una de las cosas que mas me emocionan llegando, es la luz. Debido a la posición geográfica, la luz que se percibe es mas fuerte. Consecuentemente lo que cambia también es la percepción de los colores. Todo esto hace que sea necesario abrirse a nuevas experiencias para vivir y gustar en Catania, una ciudad que es un continuo descubrimiento.

Justo el tiempo de arreglarnos, dar un besó a mamá, a papá, a la abuela y los hermanos, nuestro primer destino fue ir a comer una granita.

La Granita

La granita catanese es una de las muchas versiones de la granita siciliana. Tiene la textura de un helado pero no tiene ninguna masa grasa. No lleva leche, ni mantequilla, ni clara de huevo. Solo agua, azúcar y, según el gusto, el ingrediente principal. En Sicilia, la granita se acompaña a la brioscia, que vimos juntos como preparar. Para la ocasión entramos en la heladería de unos buenos amigos nuestros, los chicos de Iceberg. La granita es maravillosa, está muy bien hecha y en pleno estilo catanese. También la brioche está muy bien, y cuando te sirven la granita acompañada por la “brioscia” caliente, estamos en la gloria!

Una vuelta por catania

Pasan los días y entre el calor, la gana de comer y probar cosas típicas de allí, decidimos dedicar una mañana al centro de Catania con un buen paseo

Durante estos paseo se puede apreciar la vitalidad de la ciudad en su día a día. Los particulares que se pueden apreciar en las fotos de arriba son del monasterio dei Benedettini, ya os hable de este lugar como introducción a la receta de los arancini.

Estos son dos de los sitios mas peculiares. Todas estas visiones secretas de este lugar son extremadamente familiares a los que, como yo, han pasado mucho tiempo entre estas maravillosas paredes. Este monasterio es la sede de la universidad y son muchas las almas que, en este sitio, comparten alegrías, penas, energías quemadas preparando exámenes, derrotas y victorias.

Los elementos más significativos son las escaleras decoradas,  los pasillos con los enormes ventanales y  las ventanas vistas desde afuera. Otro sitio particular siempre en el monasterio es el “Coro dei Novizi” un jardín reconstruido bajo la dirección del arquitecto Giancarlo de Carlo, que se ocupo de la restauración de buena parte del monasterio.

Las ultimas fotos pertenecen a una de las fuentes mas emblemáticas de la ciudad: la fuente del Amenano, llamada mas comunemente “acqua linzolu”. Vamos a aclarar un poco las ideas.

Amenano es un rio subterraneo. Un tiempo este rio estaba descubierto, pero la erupción del 1669 lo tapó casi del todo. Se puede apreciar en pocos sitios uno de estos es esta fuente barroca justo a las puerta del famoso mercado de “la Pescheria”.

Linzolu significa Sabana. El nombre hace una clara referencia al efecto que hace el agua cayendo.

Otro homenaje, otra granita, otra heladería

Aprovechando del calor, aprovechamos para darnos un segundo homenaje probando otra granita en uno de los lugares mas característicos: Nonna Vincenza. Uno de estos sitios gourmet de encanto que están en un non tiempo, atrapados en el pasado con una clara visión al futuro con una atmósfera de continuidad.

El sitio es una vieja tienda de pasteles, decorada con un gusto siciliano marcado y bien definido: colores fuertes de la fruta Martorana, un dulce cuya forma replica completamente una fruta, hortaliza u otra pintoresca comida, estas formas invitantes nos esconden dentro simplemente Mazapan. Las paredes blancas simples con muebles de antaño. Rodeados de licores típicos en las estanterías altas, los mostradores están llenos de todos los dulces mas típicos de la tradición siciliana, y mas específicamente catanese. La visión de pasado y futuro coexisten en productos, como por ejemplo, la granita de pistachos. Una de las cosas mas típicas que se puede gustar en Catania

Se sabe que la granita mas típica no es la de pistacho. Los sabores mas antiguos son los de fruta: limón, “Gelsi” o sea Morera, por ejemplo. Los gustos de chocolate y almendras ya son sucesivos. El gusto a base de pistacho no tendrá ni veinte años. Empezó a tener éxito casi paralelamente al pistacho de Bronte. En este sitio, la granita de pistacho o de almendra es diferente, se nota una calidad superior estilo gourmet que se tiene que probar por lo meno una vez en la vida.

La cipollina (y no solo) en via Pacini

Creo que una parada obligada durante un paseo por Catania es la de Via Pacini. Es una calle bastante pequeña, entre Via Etnea y la plaza Carlo Alberto, que es la zona donde por la mañana se hace la Fiera, o sea el mercado. Aquí hay una panadería que tiene un mostrador que da a la calle con todo tipo de delicia gastronómica catanese. En esta panadería, desde que tengo edad para andar solo por la ciudad, me paro y compro algo. Una cipollina, una sfoglia, un’accartocciata (o llamada simplemente Cartocciata). Podemos elegir entre una gran cantidad de comida de calle. Esta comida, de hecho, se come con las manos y se puede comer perfectamente andando por la ciudad. 

De todos modos, en Catania, es tan fundamental el concepto de “tavola calda” que son muchísimos los sitios que nos la ofrecen.

(Visited 262 times, 1 visits today)

Balicico Admin

Blogero por casualidad, músico de profesión, fotógrafo en mis ratos libres y cocinero por placer. Ante todo, aclarar, no soy un cocinero profesional, todo lo que sé lo he aprendido de las cocinas de mi abuela y mi madre y a base de leer, leer y experimentar.

Añade tu comentario