Arancini
Bolas de arroz al Ragú rellenas de queso

1 0
Arancini
Características
    Cocina:

    Ingredientes

    • Para el Arroz

    • Para montar los arancini

    Instrucciones

    Compartir

    Comida fiestera

    Sin duda los arancini son la comida favorita en las fiestas de cumpleaños o cenas con amigos.

    Como pasa muchas veces, hablando de comida típica de un sitio, el origen es bastante difícil de documentar. Ademas, hay muchas grandes ciudades sicilianas que se apropian de esta receta. Empecemos por su forma. Es redonda (en Catania tiene una punta característica), dorada por el pan rallado que frito coge un color anaranjado y por esto viene llamado “Arancino”, de arancia, que es el italiano de “naranja”. Nace como comida transportable, gracias al pan rallado frito en la superficie. El azafrán que se utiliza en la receta original nos sugiere un origen musulmán del plato. Documentaciones históricas nos hablan de esta receta como de un dulce, ligado a las festividades de santa Lucia, abriendo así el periodo navideño.  Solo desde el 1852 se tiene constancia del uso del tomate en la receta.

    Sin embargo una de las pruebas de sus orígenes están en algunas tradiciones ligadas al monasterio de los Benedictinos (Monastero dei Benedettini) en Catania.

    Il monastero dei Benedettini

    Alrededor del 1200 DC, se construyó en el monte Etna, una pequeña capilla y una casa para los monjes ancianos y enfermos. Estos monjes procedían de los monasterios cerca de la ciudad de Paternò. Por voluntad de Federico III de Sicilia, alrededor de este complejo se construyó el monasterio denominado de ” San Nicolò la Rena” básicamente por la devoción de los monjes a San Nicola di Bari, y por la característica tierra roja (por la presencia de hierro) y con la consistencia arenosa. De hecho en italiano se llamaba “rena rossa” con la misma origen del nombre castellano de “arena”. Alrededor de este monasterio, que por cierto subió de nivel porqué se establecieron allí todos los altos cargos eclesiástico, se desarrollo la ciudad de Nicolosi ( de “Nicolò = Nicolosi”).

    Traslado a Catania

    Poco a poco el monasterio cobró mas importancia en comparación al los del  resto de la Sicilia oriental. Lo demuestran la visitas importantes que empezó a recibir y las fortunas que donaban las familias con renombre. Toda esta fortuna, todo el oro que iba acumulándose junto a una posición aislada aumentó los robos por parte de bandas de delincuentes. Además, el clima rígido de la montaña y las continuas amenaza del volcán Etna movieron los monjes a pedir al Senado de la Ciudad de Catania el permiso para la construcción de un monasterio mas cerca de la ciudad.

    Y fue así, una vez concedido el permiso, que empezaron los trabajos en 1558, y en el 1578 los monjes se mudaron al monasterio todavía en obras. Las obras siguieron con ellos dentro. Por casi un siglo las cosas fueron bastante bien hasta llegar al 1669. La erupción del Etna de este año fue una de las más celebre por su poder disruptivo. La lava llegó hasta el monasterio y daño muchísimo la estructura llegando hasta las cocinas.

    Este desastre anticipó otro que tuvo lugar el 11 de enero 1693. La ciudad de Catania fue sacudida por un terremoto de una fuerza tal que la destrozó casi por completo. El monasterio resultó dañado y la congregación de monjes también. A este terremoto sobrevivieron solo tres de ellos. Los trabajos para la construcción y reconstrucción se pararon durante veinte años.

    Nueva vida

    Los trabajos duraron casi todo el 1700 y el nuevo proyecto fue mucho mas grandioso. En plena época Barroca la arquitectura reflejó de pleno el estilo dominante del momento. Se dio vida a unas dinámicas interesantes. Empezó el que se denominó el siglo de oro del monasterio. Las familias importantes de Catania empezaron a adoptar una política para no arriesgarse a dividir el patrimonio de familia. La consecuencia de esto fue que todas las hijas que no se casaban en bodas estratégicas iban al convento de las benedictinas y todos los segundos hijos iban para el monasterio de benedictinos. Así que en una misma familia se concentraban todos los poderes: el primogénito se dedicaba a la vida política. El segundo hijo o la hija (si no se casaba con otro pupilo de familia noble) eran el contacto perfecto con el ambiente temporal. Por este hecho en los monasterios había de todo menos curas con vocación (pero con mucho dinero). Por esto se trasformó el monasterio dei Benedettini como el tripudio de la vida científica y más.

    Las cocinas del monasterio

    Una de las cosas que mas entró dentro la tradición ciudadana fue la cocina de los monjes benedictinos. Los monjes que se ocupaban de la cocina inventaron o desarrollaron una cantidad asombrosas de platos y entre ellos los arancini que modificaron respeto a la receta tradicional. Para ellos eran bolas de arroz rellenas de carne y que pesaban alrededor de los 800 gr. Junto a los arancini en la cocina tradicional hay muchísimos platos de los que os hablaré durante mi viaje a Catania en las próximas semanas con artículos y videos de Balicicoproject!

    La receta de hoy

    Los Arancini que os voy a preparar hoy son una versión mas pequeña. Son los arancini al ragú pero la versión que se hace en mi casa, la que hacia mi madre, mi abuela y su madre antes de ella.

    En la receta original se prevé, a parte del queso un trozo de carne magra.

     

     

     

    (Visited 364 times, 1 visits today)
    Paso 1
    Marcar como completo

    Empezamos con el ragú por el arroz

    Preparamos los ingredientes. Como hemos visto en la receta de la lasaña al Ragú, picamos la cebolla, la zanahoria, el ajo y el apio. Cuando todo esté dorado le añadimos la carne picada. Giramos bien todo para que se haga bien la carne y añadimos el tomate natural.
    Rompemos bien el tomate con una cuchara de madera y añadimos un poco de tomate concentrado.
    Ponemos también los guisantes, un vaso de agua y dejamos cocer por una hora.
    Como podéis ver, esta es la versión rápida del Ragú que normalmente requiere 4 horas a fuego lento.

    Una vez lista la salsa podemos empezar con el arroz.
    Añadimos el arroz crudo y, sin añadir nada, empezamos a remover todo por un minuto. Añadimos el caldo de verduras cacetada por cacetada. Mano a mano que se absorbe añadimos la otra.
    Tenemos que sacar del fuego el arroz cuando no está del todo listo. No estamos preparando el plato final.

    Casi hecho el arroz, retiramos del fuego y lo dejamos a enfriar unas 6 horas. Si no tenemos este tiempo podemos extenderlo todo en una fuente ancha. Se enfriará mucho mas rápidamente.

    Paso 2
    Marcar como completo

    Las bolas de arroz

    Preparamos el pan rallado con un poco de sal, el queso emmental, el huevo y ponemos a calentar el aceite.

    Nos mojamos las manos y preparamos las pelotas de arroz conel queso dentro. Rebozamos y freimos.

    Una vez dorado sacar y emplatar.

    ya solo queda...

    Servir y gustar!

    Balicico Admin

    Blogero por casualidad, músico de profesión, fotógrafo en mis ratos libres y cocinero por placer. Ante todo, aclarar, no soy un cocinero profesional, todo lo que sé lo he aprendido de las cocinas de mi abuela y mi madre y a base de leer, leer y experimentar.

    Recipe Reviews

    There are no reviews for this recipe yet, use a form below to write your review
    previous
    Pane fritto con l’uovo
    next
    Pesto di Basilico
    • 364 Visitas
    • 2 h 30 min (+6 h descanso)
    • Comensales 20
    • Media

    Compártelo en las redes sociales:

    O puedes copiar y compartir esta URL

    Ingredientes

    Número comensales:
    Para el Arroz
    1 Cebolla dorada Grande
    80 gr Aceite Virgen Extra
    400 gr Tomate Natural
    40 gr Tomate concentrado
    600 gr Carne picada mixta vacuno/cerdo
    450 gr Arroz Redondo, Arborio, típico para Risotti. Nunca utilizar el Parboiled
    Sal
    1 lt Caldo de verduras
    2 tallos Apio
    1 Ajo
    1 Zanahoria
    200 gr Guisantes
    Para montar los arancini
    200 gr Pan rallado
    3 Huevos
    150 gr Queso Emmental
    Para freír Aceite de semilla de Girasol

    Bookmark this recipe

    You need to login or register to bookmark/favorite this content.

    previous
    Pane fritto con l’uovo
    next
    Pesto di Basilico

    Añade tu comentario